domingo, 20 de abril de 2014


 
Evangelio según san Juan 20,1-9

Los signos de la resurrección están presentes y allí deben los discípulos amados aprender a “creer sin ver”.

Se afirma “el primer día de la semana”, en la clave del Génesis es entender que el primer día  es el nacimiento de la luz”. Jesús-Cristo es la nueva luz que inaugura el primer día de la vida llena de luz, el que ha vencido el caos y las tinieblas.  
Se nos presenta una mujer sola que va al sepulcro.  María no va a “los discípulos” sino sólo a Pedro y al discípulo amado y ellos “salen” (v.3) hacia el sepulcro, “corren” (v.4), Van, llegan y vuelven.  Se dice que corren ambos, pero hay una diferencia entre ellos. El discípulo amado corre más rápido, ve el interior de la tumba, no entra. Espera a Pedro. Y cuando este llega, el discípulo amado es que entra y “vio y creyó” y vuelven a casa. Los primeros en acercarse al misterio de la Pascua son una Mujer, Pedro y el discípulo amado.

El discípulo amado, siempre aparece como más cercano a Jesús que Pedro (de echo es “el amado” por Jesús), en la cena es el que está junto a Jesús, no Pedro (13,23-25), es el que en la pesca le dice a Pedro que el que está en la orilla “es el Señor” (21,7), y cuando Pedro ha confesado 3 veces a Jesús que lo ama, del discípulo se dice que “permanece con Jesús hasta su vuelta” (21,22).  
A la luz del texto evangélico nos preguntamos: Que es resucitar y que es la pascua.

 Resucitar no es revivir, no reencarnarse. Resucitar es vencer a la muerte por la fuerza de Dios y entrar en la plenitud de la vida. Los evangelios no narran no el momento en que resucito Jesús, sino los testimonios de quienes lo vieron y lo que experimentaron. Las apariciones ocurren en distintos lugares: Jerusalén y Lago de Tiberiades (Jn), Galilea (Mt), apariciones individuales (Mujeres, Emaús en Lc)

Al experimentar el crucificado resucitado significo: 1) corregir las ideas triunfalistas sobre el reino de Dios. De una visión política y de poder pasan al amor y al servicio. 2) Asumen el proyecto de Jesús. Es hacer un mundo de hermanos, 3) Comprenden que Jesús esta vivo en la historia y en la comunidad, 4) El fracaso de la muerte en cruz, se convierte con la resurrección en triunfo del mensaje y obra de Jesús respaldada por Dios, 5)  Experimentan en si mismo a Dios Padre que no quiere el mal de las personas sino su salvación y perdón, 6) el resucitado los lleva a vivir en comunidad 7) Reconocer en Jesús al Hijo de Dios y entran asi en el misterio de ser hijos en el hijo

La Pascua es la fiesta central de judíos y cristianos. Para los judíos, celebra -y celebrar es actualizar- el paso de la esclavitud en Egipto a la tierra prometida, el paso a través del Mar Rojo, y el paso de masa anónima a pueblo organizado.

Para los cristianos, la pascua es también paso. Tiene como figura central a Jesús de Nazaret. Celebra el paso de su muerte a la vida, de su pasión a la resurrección, del viejo Adán al nuevo Adán, de este mundo cansado al mundo nuevo en Dios.

Toda la vida humana posee una estructura pascual. Toda ella está hecha  pasos y procesos de acrisolamiento y madurez. Un paso de la infancia a la juventud, de la juventud a la dad adulta, de la edad adulta a la vejez (hoy se preferimos decir tercera edad), de la vejez a la muerte, de la muerte a la resurrección y de la resurrección a la zambullida inefable en el reino de la Trinidad.


Amigos lectores que leen estas humildes letras de mis pensamientos, tengan una FELIZ PASCUA DE RESURRECCION. CRISTO HA RESUCITADO ALELUYA, ALELUYA

EL RUIDO DE LA PALABRA

Toda reflexión es producto de la sonoridad de la palabra